¿Cómo recuperar el aire de la bolsa?

Nivel: Primaria (6-7 años) | Autor(es): Material traducido de La main à la pâte | País: Francia | Fecha de publicación: 05/12/2012

Material descargable

  • Sin materiales

Referencias didácticas

    Sin Referencias

Propósitos


Descripción

El aire, ahora considerado como materia, será objeto de varias manipulaciones.

El aire, ahora considerado como materia, será objeto de varias manipulaciones.

Sugerencias Didácticas

 

Fase 1
 
La situación de partida propuesta por el profesor12 consiste en pedir a los alumnos que recojan las burbujas de aire en una
botella de plástico o cualquier otro recipiente de su elección. Antes de empezar a investigar en pequeños grupos, el profesor
pide a los alumnos que recuerden las etapas principales de la construcción de un protocolo experimental (formulación
concreta de la pregunta, consideración de hipótesis, selección del material necesario, elaboración del protocolo propiamente
dicho). Esta puntualización metodológica sirve para todas las sesiones de la secuencia: el rigor en los procesos de investigación
se adquiere progresivamente, y recordar estas etapas es muy importante para que cada alumno vaya adquiriéndolo
a su ritmo13.
El profesor invita a los grupos a discutir y elaborar un protocolo y redactarlo en un cartel. Este trabajo de redacción sistemática
en el seno del grupo tiene una doble función: facilitar la reflexión sobre los fenómenos en juego y su estudio experimental14
y permitir la comunicación del protocolo a la clase15. En esta fase, los grupos trabajan autónomamente.
Los alumnos cometerán errores de ortografía. Pero si el alumno no lo pide expresamente, el profesor no debe intervenir. En
esta fase, es preferible darles libertad para que puedan concentrarse y hacer uso de la creatividad necesaria para elaborar
el protocolo. Los errores se corregirán en el momento de la redacción del texto colectivo, que figurará en el cuaderno de
experimentos con un signo distintivo (por ejemplo, una pegatina circular verde) que permitirá distinguir lo validado por el
profesor (correcto en el plano del saber y la ortografía) de lo correspondiente al trabajo de grupo. En la sección “Ciencia y
lenguaje en clase” de la Introducción se explica el tratamiento de los textos producidos en clase.
CHay que destacar la madurez que adquieren los alumnos en este ámbito cuando el pacto se explica con claridad. Los alumnos
saben que, en esta fase del trabajo, tienen cierto grado de libertad respecto a la ortografía, pero que no la deben descuidar.
Se hacen preguntas (¿cómo se escribe tal palabra?) porque saben que existen unas reglas, pero como no temen ninguna
sanción del profesor aceptan, sin “bloquearse”, redactar un documento que luego hay que presentar a toda la clase.
 
 
Figura 5. Un primer experimento que no saldrá bien.
 
Fase 2
 
El profesor pide a cada grupo que explique su protocolo y realice el experimento delante de toda la clase (si es necesario, primero
se puede probar el material). Si no sale bien, el experimento se somete a una discusión para intentar comprender las
razones del fracaso. Por último, se realiza un nuevo intento que tiene en cuenta las consideraciones de la clase.
Ejemplos de propuestas de alumnos:
Ejemplo 1: Entre les propuestas imprevistas o exóticas, un grupo propone recoger las burbujas con una cuchara y, “con mucho
cuidado”, trasvasarlas a la botella. El experimento resulta un fracaso, pero los alumnos son tozudos: están convencidos de
que si las burbujas explotan cuando la cuchara se saca del agua es porque el manipulador es poco hábil. Pero ante la persistencia
del fracaso pese a los cambios de operador, se rinden a la evidencia: el problema está en otra parte. En el grupo se produce
un debate que termina cuando un alumno señala que “en el aire, las burbujas de aire no se ven”.
Ejemplo 2: Otro grupo propone utilizar un tubo para unir una bolsa de aire y una bolsa “vacía”, es decir, aplastada, y luego
aplastar con las manos la bolsa de aire. El éxito es inmediato: la bolsa aplastada se hincha y la otra se vacía. En cambio, los
grupos que unen directamente las dos bolsas no tienen éxito: si no las atan bien, hay escapes; si las atan demasiado fuerte,
el aire no puede pasar.
Ejemplo 3: La mayoría de grupos propone atar la bolsa de aire a una botella, pero las burbujas de aire no entran en la botella
Serán necesarios varios experimentos no concluyentes para que los alumnos adviertan que:
"Una botella que ya está llena de aire no se puede llenar.
 
Fase 3
 
Es posible que los alumnos no lo consigan ni siquiera con la botella llena de agua. La idea de “verter aire” en la botella colocando
la bolsa encima todavía puede resurgir. La discusión gira en torno de si la botella tiene que estar totalmente llena de
agua o no. Un argumento es que si la botella no está llena de agua “no habrá burbujas”.
Serán necesarios muchos intentos para que los alumnos vean que el experimento “no funciona” y tengan la idea de invertir
el dispositivo. Cuando las primeras burbujas entran en la botella de agua colocada encima de la bolsa sienten una gran satisfacción.

 

Figura 6. Un experimento que saca partido de los fracasos precedentes.

 

Es tarea del profesor explicar el paso del aire de la bolsa a la botella y, al revés, el paso del agua de la botella a la bolsa.
A continuación, cada grupo pone en práctica el procedimiento correcto. Por último, se elabora un texto colectivo que se traslada
al cuaderno de experimentos (el círculo verde indica que se trata de un texto colectivo, elaborado bajo la autoridad científica
del profesor).
 
 
Fase 4
 
Al final de estas cuatro sesiones se puede establecer una primera conclusión sobre lo que se ha descubierto sobre el aire: se
puede atrapar, puede llenarse un recipiente con él, se puede transvasar (trasladar de un recipiente a otro). Esto constituye el
primer paso hacia la caracterización de un tercer estado de la materia, el gaseoso, del que el aire es un representante.

 

Materiales de trabajo

  • Material: – Una botella llena de agua
  • – Una bolsa llena de aire
  • – Una goma elástica