Líquidos en competencia

Nivel: Primaria (8-10 años) | Autor(es): Material traducido de La main à la pâte | País: Francia | Fecha de publicación: 21/01/2013

Material descargable

  • Sin materiales

Referencias didácticas

    Sin Referencias

Propósitos


Descripción

 

Esta actividad pretende aproximar a los niños y las niñas al reconocimiento de los
líquidos, sus características, propiedades y su importancia para nosotros y nuestro
entorno.
Los niños y las niñas adoptarán un líquido al que describirán, ayudándose de
características sencillas, luego los pondrán a competir con otros líquidos en dos
prácticas que les permitirán, por comparación, descubrir los conceptos de densidad
y viscosidad.
Al compartir los resultados obtenidos por los equipos, se aclararán los conceptos y
se dialogará sobre la relevancia de los líquidos y en especial de algunos de ellos (el
agua por ejemplo), como fuente de energía para nosotros y para el funcionamiento
de diferentes procesos naturales, como las dinámicas climáticas o la vida de los
organismos.

 

Para esta actividad se requiere la claridad de los siguientes conceptos, muchos de
ellos se manejan intuitivamente pero son difíciles de precisar:
·  ¿Qué es un fluido?
·  ¿Qué es un líquido?
·  ¿Cuál es la diferencia entre un líquido, una solución y un gel?
·  ¿Qué es la densidad y la viscosidad, cuál es su unidad de medida y cómo varían
según la temperatura y la presión?
·  ¿En qué artefactos cotidianos se emplean líquidos para su funcionamiento?
Es necesario acercarse a otros conceptos que permiten
entender mejor el comportamiento de los líquidos, y que
pueden surgir en el diálogo con los niños y niñas:
·  La definición de punto de ebullición y punto de
solidificación.
·  Las diferencia y semejanzas entre los estados de la
materia.
·  Las propiedades físicas y químicas del agua.
·  Qué es el petróleo y porque a partir de él se obtiene
energía.
Estos últimos pueden ser muy útiles a la hora de dialogar
sobre comparaciones y sobre el valor que como humanos
damos a ciertos líquidos.

 

Los niños y niñas requieren mesas sobre las cuales trabajar la actividad en grupo.
Además el profesor debe contar con un espacio en el que ubicar los líquidos para
que estén a disposición de los estudiantes.
 
Es valioso minimizar el desperdicio de los líquidos, por ello los niños y niñas solo los
manejarán en los goteros y los tubos de ensayo. También es preciso que en la
mesa donde se dispongan, los líquidos estén en vasos pequeños.

 

 

Se comparten los resultados de los diferentes grupos. A partir de ellos surgirán
nuevas preguntas que los niños y las niñas querrán responder. Pídales que
consideren qué podría suceder y que planteen cómo podrían hallar la respuesta.
Se pueden proponer interrogantes como:
 
¿Por qué un líquido flota sobre otro?
¿Por qué se deslizan unos más rápido?
¿Han visto esto antes? ¿Dónde?
 
En este momento se debe orientar a los estudiantes para que diferencien las dos
propiedades (densidad y viscosidad) y reconozcan su importancia práctica.
El diálogo también debe orientarse hacia el reconocimiento de la importancia de los
líquidos en el ambiente y en nuestro organismo y en especial del agua como el que
permite la realización de la mayoría de procesos naturales.
Si el tiempo es suficiente puede ensayarse una última experiencia. Para esta el
profesor o profesora debe darle a cada grupo un tubo de ensayo con un líquido
desconocido para ellos, que pueden tener listo desde antes, puede ser por ejemplo
agua con azúcar, o alcohol con tintura vegetal o simplemente uno de los que
usaron en la clase pero que el grupo al que se le va a entregar no usó en la
actividad.
Los niños y las niñas deben tratar de identificar qué líquido les correspondió
comparándolo con otros, y deben explicar como pudieron reconocerlo. Esta práctica
propicia además que los niños y las niñas empiecen a emplear en su lenguaje los
términos que acaban de construir.

 

Para Explorar Fuera del Aula
Esta actividad propone reflexionar sobre la razón por la cual el hielo (sólido) flota en
el agua (liquido) y las implicaciones que tiene esta propiedad en el equilibrio
planetario. Para ello se propone leer la siguiente noticia:

Sugerencias Didácticas

 

Para iniciar es necesario organizar a los niños y niñas en equipos de a cuatro y se
deben reasignar los roles de vocero, responsable de materiales, secretario y director
científico. Es ideal asegurar que los roles no se repitan.
Luego, los líquidos deben ubicarse sobre una mesa que se dispondrá para este fin,
de tal forma que todos puedan apreciarlos. Mientras que el profesor o profesora los
organiza con la ayuda de algunos niños y niñas a otros se les pedirá que hagan
papeles que tengan el nombre del líquido para marcarlos.
 
Exploración de referentes
Esta actividad esta planteada como una competencia, antes de iniciar el diálogo se
hará la primera ¿Cuáles serán los líquidos más populares entre los niños y las niñas?
Para este trabajo de exploración, pida a los niños y niñas que en su cuaderno de
ciencias, apunten la mayor cantidad de líquidos que recuerden durante un minuto,
que usted contará con el cronómetro.
Dentro del cuerpo y fuera de él existen muchísimas sustancias que reconocemos
como líquidos: la sangre, el agua, la saliva, las lágrimas, la gaseosa, el jugo de
tomate, la lluvia, el café, los jarabes, el shampoo, la tinta del esfero, la gasolina...
tenemos contacto con ellas todos los días y las necesitamos, estas serán algunas de
las que nombren los niños y las niñas ¿Cuáles otras podrían mencionar? La savia, el
líquido sinovial de las rodillas, la linfa, el yogurt, el alcohol, la orina, el petróleo, los
jugos del estómago, el suero fisiológico... tal vez.
Ahora pida a algún niño que lea cinco de las sustancias que escribió, y para cada
una de ellas pida a los demás que levanten la mano si escribieron la misma.
Regístrelas en el tablero junto con el número de niños y niñas que las apuntaron,
señalando las más populares. Pregunte a varios estudiantes, de esta forma tendrá
un gran numero de líquidos y puede iniciar el diálogo refiriéndose a ellos.
 
Puede preguntar a los niños y niñas:
¿Cómo saben que esos que escribieron son líquidos?
¿Cómo los diferencian de otras cosas o sustancias (como sólidos, gases o geles)?
Partiendo de las respuestas se pueden aclarar los conceptos de fluido y de líquido.
¿Todos los líquidos son iguales?
De no ser así, entonces ¿Qué tienen en común y que los hace diferentes?
¿Es posible organizar los líquidos que escribieron en distintos grupos?
¿Cómo lo harían y por qué escogerían ese criterio?
 
En este punto es posible que los niños y las niñas empiecen a mencionar
características, propiedades y usos de los líquidos. Haga que reconozcan esta
situación pidiéndoles que diferencien las características descriptivas que en general
son cualitativas, de las propiedades que pueden medirse.
Respecto al ejercicio relacionado con los líquidos más populares, trate de que los
niños piensen porque lo son, si esta relacionado con que sean muy abundantes en
el planeta o si es porque son los que usan mas. Pregunte a los niños y las niñas por
los menos populares, es decir, si hay alguno que muy pocos o solo uno hayan
escrito y por qué.
 
El Descubrimiento
Se hará en dos formas: una exploración inicial e individual en la que los niños y las
niñas reconocen y describen a sus líquidos (competidores), y una experimentación
en grupo en la que los líquidos compiten.
A cada responsable de materiales se le entregarán cuatro pipetas pasteur y cuatro
líquidos de los que hay disponibles, servidos hasta la mitad en los tubos de ensayo.
Cada niño o niña hará la descripción de uno de los líquidos en su cuaderno de
ciencias. Es importante que sean ellos y ellas quienes piensen en qué pueden decir y
registrar sobre su líquido.
A continuación los integrantes de cada grupo deben socializar sobre sus líquidos,
comparándolos. Y de esta forma unificar las características que pudieron reconocer.
Va la segunda carrera: ¿Cuál es el líquido
menos viscoso? Sobre la pequeña superficie
impermeable, deben marcarse dos líneas
paralelas separadas entre ellas por más o
menos 15 cm, que es la longitud del gotero.
Estás serán la línea de salida y la línea de
llegada o meta. Sobre la línea de salida se
deben poner por separado una o dos gotas
de cada líquido, a continuación se inclina la
superficie levantando el extremo donde se
pusieron las gotas a una altura de 15 cm,
facilitando que las gotas se deslicen. Los
niños deben registrar el orden de llegada de
los líquidos. El que rodó más rápido es el
menos viscoso.
 
Y va la tercera: ¿Cuál es el líquido más
denso? A su tubo de ensayo cada estudiante
debe agregar unas pocas gotas de los
líquidos disponibles en el equipo, en el orden
que ellos escojan, con cuidado y usando los
goteros. Los niños y las niñas deberán
establecer cuál sustancia flota sobre cuál. El
líquido menos denso flotará sobre los demás.
Es posible que los líquidos se mezclen, por
eso debe insistirse en que los agreguen
despacio y con mucho cuidado para
disminuir esta situación. De igual forma esto
va a suceder y es importante que los niños
reconozcan el fenómeno, pues las mezclas y
las soluciones son el tema de una próxima
actividad.

 

 

Materiales de trabajo

  • De Discovery Box Un tubo de ensayo y un gotero por estudiante. El profesor o profesora usará el cronómetro.
  • Para traer Por niño o niña: El cuaderno de ciencias y un lápiz, esfero o color.
  • Por cada grupo de cuatro estudiantes: Una pequeña superficie rígida e impermeable (un cuaderno plastificado o recubierto por una bolsa plástica por ejemplo).
  • Para todos: Una mesa en la que disponer los líquidos que van a emplearse. Diferentes líquidos. Recomendamos agua, aceite, jabón, vinagre y alcohol. Sin embargo vale la pena ensayar con otros: miel, jugos, gaseosa, leche…
  • Es importante pedir el apoyo de los niños para conseguirlos, de esta forma se garantiza la diversidad en los líquidos y la riqueza de la actividad.