Haciendo y deshaciendo mezclas

Nivel: Primaria (8-10 años) | Autor(es): Material traducido de La main à la pâte | País: Francia | Fecha de publicación: 21/01/2013

Material descargable

  • Sin materiales

Referencias didácticas

    Sin Referencias

Propósitos

 

En tres grados de complejidad, esta experiencia permite a los niños y niñas:
Reconocer que son las mezclas, qué son las soluciones e identificar algunas de ellas
de uso cotidiano.
Reconocer qué son los solutos, qué son los solventes y algunas de sus
características. Identificar su importancia en diferentes procesos ambientales y
humanos, enfatizando en la importancia del agua como solvente que interviene en
la mayoría de los procesos del planeta.
Reconocer métodos de separación de mezclas, y factores que afectan la solubilidad.


Descripción

 

En la naturaleza son muy pocas las sustancias que se encuentran puras, la mayoría
están mezcladas y por ello presentan características particulares.
En esta experiencia los niños y las niñas harán mezclas de sólidos comunes con
agua. Identificaran cuales son los elementos que las constituyen y se aproximarán a
conceptos como la solubilidad. También deberán deshacer las mezclas, proponiendo
métodos que permitan separarlas y verificando que las sustancias siguen siendo las
mismas.
Reconocer qué son las mezclas, permitirá que los niños y las niñas identifiquen su
relación cotidiana con ellas, y su importancia tanto en la realización de ciclos
ambientales, como en los diferentes usos que el ser humano hace de ellas.

 

Conocimientos Previos De Los Profesores Y Las
Profesoras
 
·  ¿Qué es una mezcla?
·  ¿Qué son las mezclas heterogéneas y las homogéneas y cómo se diferencian?
·  ¿Qué son y como se identifican los solutos y los solventes de una mezcla?
·  ¿Qué es miscibilidad?
¿Qué es la solubilidad?
 
Recuerde que los niños y las niñas ya tienen una idea de estos conceptos aunque no
conozcan que se denominan de este modo. Es importante entrar a precisar algunos
términos y facilitar que en la actividad se empleen para referirse a los fenómenos.

Cada grupo de cuatro estudiantes requiere mesas para trabajar la actividad.

 

Es importante controlar los materiales, creando conciencia respecto a su uso
racional y evitando que los niños, las niñas y el salón se ensucien demasiado.
Además, debe ubicarse un lugar para lavar los materiales durante la actividad
(puede ser un recipiente con agua dónde se puedan enjuagar los vasos) y después
de esta (un lavaplatos preferiblemente), para dejarlos limpios y secos.

 

Pida a cada grupo que revise su registro y a partir de sus observaciones escriba dos
conclusiones sobre la experiencia y dos preguntas que hayan quedado sin
respuesta.
A continuación retome el diálogo y permita que los niños y las niñas compartan sus
resultados.
Aproveche las conclusiones y las preguntas construidas por los grupos para aclarar
conceptos como solvente, soluto, disolución, miscible, solubilidad...
Oriente el diálogo hacia el reconocimiento de las mezclas en la cotidianidad.
¿Cuándo y para que mezclan sustancias en el día a día? (los niños y niñas)
¿Conocen algún proceso que consista en preparar mezclas para generar un
producto?
¿Qué otros métodos de separación conocen y en dónde se usan?
¿A que se refiere el término “puro” en el caso del agua por ejemplo?
¿Se encuentra agua pura en la naturaleza?
¿Para qué se usa el agua pura?
 
 

 

 

Para Explorar Fuera del Aula
Muchas de las sustancias que usamos a diario
son mezclas. En esta actividad los niños y niñas
deberán reconocer esta situación. Para ello
beberán leer los ingredientes de diferentes
productos que encuentren en su casa, sean
alimentos, productos de aseo, o médicos.
De los siguientes productos deben seleccionar
uno: el jabón, el aceite, el queso, la
mermelada, la mayonesa, el alcohol, la leche, la
gelatina, o uno similar que tenga pocos
ingredientes (Máximo cinco).
Usando el producto seleccionado harán una
exploración que les permita identificar cuál de
los ingredientes es el solvente, cuáles son los
solutos o si corresponde a sustancias miscibles.
Además beben buscar en términos sencillos,
cómo es el proceso de fabricación del
producto.
En la siguiente clase de ciencias pueden
compartir sus exploraciones e identificar las
diferencias entre unos productos y otros, y
entre sus procesos de fabricación

Sugerencias Didácticas

 

Al iniciar se beben organizar grupos de a cuatro niños y niñas. Se deben reasignar
los roles de vocero, responsable de materiales, secretario y director científico.
Exploración de referentes
Antes de hacer mezclas es importante dialogar con los niños y las niñas para aclarar
conceptos y para reconocer los saberes que tienen al respecto.
Puede empezar apoyándose en la actividad que se realizó con líquidos. Pregunte a
los estudiantes que recuerdan de esa experiencia y guié el diálogo hacia el
reconocimiento del agua como el solvente universal.
Muchos de los líquidos que tomamos se preparan en agua: los jugos, el té, el agua
de panela, el tinto, el chocolate... o en leche, que para no ir lejos es agua con
diferentes solutos, por ello se pueden preparar cuajadas y quesos separando el agua
de los sólidos que trae. Además, al llover se forma barro y el agua arrastra el polvo
de las calles y muchas otras cosas. En realidad es muy difícil encontrar agua pura en
la naturaleza, siempre se halla mezclada con algo.
Se puede preguntar de acuerdo al ritmo de la conversación y teniendo en cuenta lo
anterior:
 
¿Cómo se prepara el café? ¿Qué se agrega a qué? ¿Qué sucede con eso que se
agrega? ¿Se podría preparar café en aceite? ¿Por qué si o por qué no?
¿Qué otras cosas se preparan mezclando sólidos con líquidos?
¿Existe el caso contrario en que sea más el sólido y se agregue un poco de líquido?
¿Qué es una mezcla?
¿Qué cosas se pueden mezclar?
¿Todas las mezclas son iguales?
¿Qué tienen en común, en qué se diferencian?
 
Con las respuestas de los niños y niñas se puede concretar el concepto de mezcla.
Con las respuestas a la última pregunta usted puede dirigir el diálogo hacia
reconocer que no todas las mezclas son iguales. Existen mezclas homogéneas y
mezclas heterogéneas, mezclas de líquidos en gases (la niebla por ejemplo), de
gases en líquidos (como las gaseosas), de sólidos en sólidos (como el hormigón)...
 
El Descubrimiento
En este momento se diferencian dos partes: en la primera cada grupo hará dos
mezclas y en la segunda intentarán separarlas.
Para comenzar se les comunicara a todos cuales son los materiales sólidos que se
tienen disponibles, y se les pedirá que por grupo seleccionen dos de ellos con los
que quieran trabajar. Estos se entregarán a los niños o niñas encargado de los
materiales solo cuando el grupo los haya seleccionado. También se entregarán los
vasos (con agua hasta la mitad), las hojas de papel filtro, el embudo, la cuchara y la
vela.
Pida a cada grupo que describa los materiales sólidos que tienen y que supongan
que pasaría si los agregaran al agua, el secretario debe registrar esta información. A
continuación deben dividir cada sólido en cinco cantidades aproximadamente
iguales y, primero con uno y luego con el otro, irán agregando cada pequeña
porción a uno de los vasos con agua.
Este procedimiento debe hacerse lento y tratando de no mover mucho el agua.
Cada vez que agreguen una cantidad, los integrantes del grupo deberán observar si
se generan cambios en el agua y de ser así registrarlos. Luego harán lo mismo con
el otro material sólido.
Ahora sí, pídales que tomen la cuchara y que revuelvan cada vaso buscando que los
materiales se mezclen. Deben registrar si se modifico el resultado.
En este punto se debe hacer un alto. Por un lado para dejar que las mezclas reposen
en los vasos, así que deben permanecer quietas. Y por otro, para compartir entre
los grupos los resultados que han obtenido hasta el momento.
 
Pregunte a los niños retomando el diálogo:
¿Cómo se le llamará a la sustancia que se disuelve en la otra? ¿Y a la que sirve para
que la otra se disuelva?
¿Hay diferencias entre los materiales sólidos empleados? ¿Cuáles?
¿Hubo cambios al agregar las diferentes cantidades de sustancias?
¿Da lo mismo agregar solo media cucharada, agregar toda la cucharada o agregar
por ejemplo dos cucharas del material sólido?
¿Hubo cambios al mezclar con la cuchara?
¿Son diferentes las mezclas generadas con los diferentes sólidos? ¿Qué tienen de
diferente? ¿Es más fácil mezclar un sólido que el otro? ¿Los dos se disuelven en el
agua al agregarlos, se precipitan o flotan?
¿Será posible separar la mezcla?
La respuesta a esta última pregunta permite iniciar la segunda parte del
descubrimiento. Pida a los niños y niñas que dialoguen en su grupo respecto a
como podrían separar los materiales sólidos del agua de sus mezclas, registrando
estas propuestas en su cuaderno de ciencias. Para este ejercicio requerirán tres o
cuatro minutos.
Retomando las mezclas, los niños deberán observar si luego del reposo hubo
cambios, estos también deben registrarse. Luego de ello intentarán separar las
mezclas. Sea por filtración usando el embudo y el papel de filtro, o por evaporación
empleando la vela y la cuchara. En este último caso es preciso que el profesor o
profesora encienda las velas de los grupos. Es importante llamar la atención sobre el
uso responsable del fuego.
Cada grupo puede ensayar cada método de separación con sus dos mezclas, antes
de ello deben revolverlas de nuevo.
Para la evaporación deben tomar en la
cuchara una pequeña cantidad de la mezcla
y ponerla al calor de la vela hasta lograr que
el agua se evapore, observando que residuos
sólidos quedan en el cubierto. Es necesario
que la cantidad de mezcla sea muy pequeña
para ganar tiempo y para prevenir que el
mango de la cuchara pueda calentarse
demasiado.
Para la filtración deben colocar el papel de filtro en el embudo y hacer pasar por
ellos la mezcla hacia uno de los vasos desechables que trajeron. Deben hacerlo
despacio y con paciencia, debido a que el agua pasa muy lento del papel al vaso y
se debe evitar que la mezcla se salga del papel. Los resultados obtenidos deben
registrarse.
Finalmente pida a los niños que recojan los desechos, limpien los materiales y los
entreguen.

 

 

Materiales de trabajo

  • Para traer Por niño o niña: El cuaderno de ciencias y un lápiz, esfero o color. Un vaso desechable reciclado y limpio.
  • Para todos: Agua. Materiales sólidos: azúcar blanca, sal, harina, tierra, arena... y otros que puedan conseguirse, suficientes para repartir una cucharadita pequeña a cada grupo. Recipientes donde contener y repartir los materiales sólidos.